Mujeres con discapacidad avanzamos juntas contra la violencia y por la libertad

Por: Marialú Castro*

Cuando una mujer sufre violencia, puede salir a resguardar su integridad en un refugio; cuando una mujer con discapacidad sufre violencia el Estado nos obliga a quedarnos ahí.

Nuestro entorno resulta ajeno por la falta de accesibilidad, la nula accesibilidad llega a los refugios al no dar presupuesto para darnos un espacio seguro. Si quieres saber más, lee y firma: «Urge accesibilidad en refugios para mujeres victimas de violencia»

Las #MujeresConDiscapacidad nos manifestamos de manera presencial o virtual en contra de la violencia de género.

Nosotras somos las más olvidadas y vulneradas porque a nosotras nos mata el Estado.

Un gobierno con su necropolítica quien nos deja morir, encerradas en nuestras casas, sin servicios médicos ni accesibilidad, sin transporte adaptado ni acceso a la educación, mucho menos al empleo.

A nosotras también nos violan pero no podemos ni denunciar. Nos hacen abortar, nos esterilizan para seguir abusando. Nadie nos cree.

Las mujeres institucionalizadas son violadas por los custodios y nadie se entera. ¿Y se imaginan lo vulnerable de una mujer ciega en la calle ante la violencia de género? Ni siquiera puede defenderse porque no ve a su agresor.

Y también nos matan, incluso antes de nacer en aras de la eugenesia.

Para las mujeres sordas violentadas no hay intérpretes jurídicos de LSM en el sistema de justicia para que denuncien, así que permanecen silenciadas.

A las mujeres con discapacidad intelectual nadie les cree si acusan a su violador, que muchas veces también está en la familia y resulta ser su cuidador. Y si una mujer con discapacidad es violentada, imagínense si es indígena en extrema pobreza o si pertenece a la comunidad LGBTTTI+.

A las mujeres que como yo, luchamos con enfermedades crónicas que también son discapacitantes, que nos hacen invisibles a un sistema de salud y entorno social que hace menos nuestros sentires y lo que hacemos todos los días para sobrevivir.

¿Y qué les puedo decir de las mujeres cuidadoras que se hacen cargo de las personas con discapacidad altamente dependientes, esas que trabajan 24/7/365 y para quienes no hay un sueldo ni un sólo día libre en su vida, agotadas, estresadas, deprimidas. El Estado las mata de agotamiento por no asumir el cuidado.

En fin… el gobierno tiene una deuda histórica con nuestro colectivo.

Sumemos también las violencias normalizadas, las miradas y burlas a nuestros cuerpos diversos, a la normalidad de pensar que somos menos o que solamente nos ocupamos de pasar en día, sin creernos productivas.

Hoy nos manifestamos para exigir justicia y políticas públicas incluyentes, que nos aseguren las oportunidades para tener una vida digna, sobre todo a las más de 4 millones de mujeres con discapacidad que vivimos en México.

Las mujeres con y sin discapacidad necesitamos avanzar juntas para que nadie se quede atrás, esto implica considerar la accesibilidad como una herramienta llave que abra espacios, impulse comunicación, promueva convivencia y que incluya a todas.”

#8M

#SoyMujerConDiscapacidad

#SororidadParaTodas

#CadenaFeministaMx

#AccesibilidadUniversal

*Marialú Castro, Directora de FINDEDIS, activista, cuidadora y feminista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.