CONADIC: Se debe cambiar la Ley General de Salud y recuperar una visión integral en salud mental

  • En entrevista, el Dr. Gady Zabicky, titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones, afirma que se necesita una Ley General de salud que favorezca la atención primaria y el tratamiento ambulatorio.
  • La Secretaría de Salud avanza en una reforma a la política pública para dejar atrás el modelo asilar y fortalecer servicios de salud mental en los estados.
  • A través del INSABI habrá acceso gratuito a tratamientos farmacológicos.

Ciudad de México.- Mientras en el Senado se discute una iniciativa de ley general de salud mental presentada por el Partido del Trabajo (aliado del gobierno federal), que autoriza a personal médico y a particulares a imponer tratamientos como la medicación o el internamiento involuntarios, incluso con orden judicial, en la Secretaría de Salud se avanza en una reforma a los servicios de salud mental que va en sentido contrario a lo que se quiere legislar.

En este contexto conversamos con el Dr. Gady Zabicky, titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC), a quien hemos visto en las conferencias de prensa de las tardes sobre la pandemia por Covid19, acompañando algunas veces al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell. Ambos se han referido en varias ocasiones a los cambios que se están haciendo en la Secretaría de Salud para actualizar la política de atención a la salud mental en México y sacarla del abandono en el que estuvo por más de 20 años, según su diagnóstico.

La piedra angular de este esfuerzo es “la atención primaria a la salud, que no es necesariamente el primer nivel atención, sí lo incluye, pero más bien tiene que ver con no dirigir todos nuestros esfuerzos a la parte curativa o medicalizada, sino que empecemos desde antes, tratando de mejorar las condiciones de vida de la gente, abatiendo los factores de riesgo y fortaleciendo los factores preventivos.” El otro elemento fundamental de la nueva política es unir salud mental con la atención a las adicciones, “lo consideramos importante desde todo punto de vista”, asegura.

Dejar atrás el modelo asilar, el objetivo

Para hacer estos cambios es esencial una reorientación del presupuesto en salud mental: “Anteriormente, una parte muy importante de esta economía se iba a hospitales de tercer nivel, a algunos hospitales generales, si nos iba bien, pero la mitad de los estados del país tienen una capacidad muy pobre para atender problemas de salud mental”. La idea ahora es impulsar la atención integral, dejando atrás el modelo asilar, es decir, el internamiento de las personas con alguna condición de salud mental en instituciones psiquiátricas, asilos o albergues.

Si bien el Dr. Zabicky, médico psiquiatra con amplia experiencia en la administración pública, señaló que es respetuoso del poder legislativo y no quiso opinar en particular sobre la iniciativa de la senadora Bañuelos, fue directo en cuanto a señalar el rumbo que debe tomar la atención en la salud mental en México para actualizarla con estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del derecho internacional de derechos humanos:

Lo que hay que hacer tiene que ver con impactar la Ley General de Salud en algunos artículos y de ahí vienen otros cambios a reglamentos y leyes inferiores. Lo que se tiene que hacer es recuperar la visión integral del problema, la cual se había perdido, estábamos en un mundo medicalizado, cuando hablábamos de salud mental pensábamos en un psiquiatra dando medicina”.

“El día de hoy estamos poniendo lo que va a ser la nueva actitud y relación del gobierno con los centros residenciales de tratamiento para drogas, con el proyecto de (atención al) suicidio, con la capacitación que estamos dando. Tenemos a la fecha más de 110 mil capacitados desde que empezó la pandemia, entre personal de policía, de salud, de muchas instancias sobre salud mental y adicciones”.

“Ese es el camino por el que estamos transitando actualmente, en uno donde en vez de hacer leyes fragmentadas veamos el capítulo de la ley general de salud como un área de oportunidad porque hay mucho que trabajar en legislación sobre salud mental”.

Conferencia de prensa vespertina del gobierno federal sobre Covid19. Al centro de la mesa con funcionarios de Salud está el Dr. Gady Zabicky. Imagen tomada del video de la transmisión oficial.

Y de hecho la Secretaría de Salud ya tiene camino avanzado en esa dirección.  Está en proceso el reglamento de la nueva Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones, CONASAMA, que está por publicarse y será el resultado de la fusión del Consejo Nacional de Salud Mental, el Consejo Nacional contra las Adicciones, CONADIC, y los Servicios de Atención Psiquiátrica, SAP.

El Dr. Gady Zabicky nos comenta que se logró aprobar puntos de acuerdo que impactan en las metas y presupuestos en salud mental y adicciones de los estados del país. Asegura que la nueva política fue bien recibida por las secretarías de salud estatales, los encargados de programas de adicciones, del DIF, de los Centros de Integración Juvenil.

Con estos elementos que nos comparte el Comisionado, se puede apreciar que de aprobarse la iniciativa de la senadora Geovanna del Carmen Bañuelos, rechazada entre otros por organizaciones de la sociedad civil de personas con discapacidad psicosocial, el Legislativo estaría poniendo un gran obstáculo a los planes y estrategias del gobierno para actualizar la política pública en salud mental. Mientras, la Secretaría de Salud está implementando cambios desde su estructura administrativa, con la CONASAMA, la Ley Bañuelos propone crear una comisión nacional de salud mental, sin estructura ni atribuciones definidas y manda esta definición a un reglamento que se tendría que crear posteriormente.

Atención ambulatoria antes que nosocomial

En la entrevista, el Dr. Zabicky destacó que los cambios que ya se están ejecutando están basados en estándares internacionales: “Nos respalda de manera importante la literatura mundial que habla de salud mental, en los distintos acuerdos y convenciones que rigen en la materia. Se están tomando en cuenta las convenciones de derechos de la infancia, de la mujer, de personas que viven con discapacidad, todo esto es prioritario para el gobierno.” Salta a la vista otro marcado contraste con lo que ocurre en estos días en el Senado.

“Lo que dicta la OMS, lo que dicta la OPS (Organización Panamericana de la Salud) es lo que se tiene que volver la indicación técnica que se traduce a las normas y las campañas de sensibilización de la población”, agrega Zabicky. Le interesa que la política pública en salud mental no se vea como algo apartado de la gente, sino que responda a sus necesidades.

“Principalmente nosotros queremos transitar hacia un modelo no asilar, pensamos que el tratamiento tiene que ser mayormente ambulatorio. En todo el mundo se están cerrando los hospitales psiquiátricos. Evidentemente va a haber familias y personas que van a requerir un tipo de tratamiento psicoemocional que va a requerir algún tipo de desintoxicación o de contención de un cuadro psicótico, por una ideación suicida muy severa, un acto suicida. Pero en realidad el día de hoy tenemos muchas más personas internadas de las que debieran estar internadas.”

“Por ejemplo, en cuestiones de drogas esto es muy palpable con el telón de fondo de la ciencia que nos dice que el internamiento y la duración de éste no predicen abstinencia. Estamos poniendo los huevos en la canasta equivocada, tenemos que empezar por mejorar las condiciones de la familia, y tratar de dar tratamientos que hablen más de esta atención primaria y no dejar que los pacientes lleguen al tercer nivel, que siempre están abarrotados y que están muy centralizados».

“Alguien vive en Guerrero o en Tamaulipas, es casi imposible pedirle que se trasladen a las Ciudad de México o a Guadalajara, a Monterrey, donde están los servicios, y sí creemos que este nuevo animus que queremos darle a la ley va a contribuir mucho con que realmente haya una oferta para todos los ciudadanos y ciudadanas”.

En la imagen, el Dr. Gady Zabicky , durante su participación en la conferencia de prensa vespertina sobre Covid19. Imagen tomada de la transmisión oficial.

Además de fortalecer servicios de atención ambulatoria, Zabicky agrega que el presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene “un objetivo muy ambicioso” en salud mental a través del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI): “se está buscando que los tratamientos, cuando llevan un componente psicofarmacológico, es decir medicamento psiquiátrico, van a ser gratuitos y de acceso universal”.

¿Y si se aprueba la iniciativa ley?

Con respecto a la posible aprobación de la ley de salud mental en el Senado, comenta que sin duda existe un creciente interés por la salud mental en el poder legislativo, más aun en el contexto actual de pandemia, en eso hay coincidencia con el poder ejecutivo, pero, reconoce: “estamos distantes en las formas”.

Y reitera: “Lo que nos interesa es que la Ley General de Salud sea algo que favorezca más el tratamiento ambulatorio y no nosocomial, que sea más apegado a la ciencia, esto es evidencias, evidencias, evidencias, con apego a los derechos humanos. A fin de cuentas, es bueno que se esté discutiendo, en todo el mundo estamos siendo observados, sobre todo en la región de Centro y Sudamérica, el Caribe. Esto es muy importante porque las acciones que se tomen aquí pueden ser replicadas en muchos otros países.”

Y da su voto de confianza al líder del Senado: “El Senador Ricardo Monreal dice que la ley se está construyendo, se está observando, la idea es que la gente se quede con un cuerpo de leyes razonables, aplicables, bien hechas y no con parchecitos por todos lados. Estamos muy atentos muy a la expectativa de ver qué sucede en estas votaciones.”

Las adicciones y los anexos

El estado había dejado grandes vacíos en atención a las adicciones, reconoce el titular de CONADIC, vacíos que provocaron, entre otras cosas, la proliferación de los llamados “anexos”, centros de internamiento, casi siempre involuntario, de personas con problemas de adicciones donde es sabido que se cometen toda clase de abusos. Los anexos generalmente están a cargo de grupos religiosos o de asociaciones civiles, pretendidamente altruistas, que operan al margen de regulación o supervisión por parte de alguna autoridad sanitaria. En fechas recientes han estado en la nota roja porque grupos armados han atacado estos centros dejando decenas de muertos.

Sobre qué va a pasar con los anexos, el funcionario explica: “Tenemos la instrucción del presidente de enfrentar esta obligación que recae en el estado, con la colaboración de las asociaciones civiles”. Asume que al estado le toca dar cara y solucionar los problemas de adicciones, que asegura, están presentes en todas las familias mexicanas”. Subraya que también será importe que haya un compromiso en los gobiernos de los estados para responder a las necesidades de atención.

Por lo pronto, no están considerando cerrar anexos. La estrategia, explica, es fortalecer las capacidades de atención en los 333 centros de atención primaria en adicciones que hay en el país, con la idea de “que estemos compitiendo de manera muy noble, en el sentido de que el gobierno tiene que ofrecer mejores servicios que los que ofrecen estos centros, de tal manera que por una simple ley de oferta y demanda ya no existan lugares donde se trate mal a la gente y que en todos ellos haya una visita médica, se tome en cuenta a la ciencia, se les permita seguir adelante con su estrategia. Unos están muy apegados a la religión, otros muy apegados al modelo de doce pasos, otros a la disciplina del pentatlón, todos estos pueden tener una utilidad si se combinan adecuadamente con tratamientos científicamente soportados.”

“Todo lo que nosotros no ofrecemos, la sociedad, los empresarios se van a organizar para ofrecerlo porque existe un mercado para ello, eso es lo que ha sucedido los últimos 20 años con los anexos.”

En los países más avanzados se destina 8% del presupuesto nacional a la salud mental. En México se destina apenas el 2%, pero confía el titular del CONADIC, pronto va a fusionarse en el esquema de la nueva CONASAME, que con la actual política de austeridad del presidente López Obrador están aprendido a hacer más con menos, aunque siempre será necesario contar con recursos para llevar a cabo los planes de gobierno.

4 Pensamientos

  1. Somos fuerza nacional y nosotros si tratamos el tema a nivel nacional desde Los Cabos asta cancun tenemos más de un Miyon de de internos residiendo tratamiento y yo soy el representante legal a nivel nacional mi número es +526861399937

  2. Nosostros somos crub centros de rehabilitacion unidos del bajio unidos a fuerza nacional y somos los primeros en dar muchas opiniones con ese tema hemos luchado por ser escuchado y nadie nos ha hecho caso pedimos tener una platica con el presidente

  3. Elena segura Liñan
    Somos Clínica de recuperación Casa de Vida San Luis Potosí pertenecemos a fuerza nacional estamos luchando contra las adiciones es importante

  4. Nosotros somos una red de centros de tratamiento en Baja California sur con 18 asociaciones que trabajamos el tema de las adicciones y hemos evolucionado para mejoramiento y buen trato alas personas con este problema y estamos unidos ala FUERZA NACIONAL unidos contra las adicciones

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.